37 poemas sobre amor cortos con su autor chicas amore mio pareja

37 poemas sobre amor cortos con su autor chicas amore mio pareja

El apego es una habilidad universal que nos conmueve a todos, pero en ocasiones nunca hallamos las palabras correcta de expresarlo. A lo esplendido sobre la biografia los poetas han sabido afirmar aquello que todo el mundo sentimos sobre maneras creativas asi­ como elocuentes.

Por ello, en este articulo conoceremos una eleccion sobre treinta asi­ como siete poemas de apego escuetos de poetas reconocidos, que podri­an dar inspiracion a todo corazon ansioso sobre expresarse.

1. Arde en tus ojos, sobre Antonio Machado

El amor no llego an acontecer un asunto muy desarrollado por Antonio Machado, No obstante el poema a continuacion resulta una de esas pocas, pero felices ocasiones en que el poeta sitio web de citas girlsdateforfree le dedica su intencion creadora. En el poema, el amante muestra su pasion y ansiedad ante el secreto de el amor.

Arde en tus ojos un enigma, virgen esquiva y no ha transpirado companera. No conozco si es odio o seri­a amor la resplandor inagotable de tu aliaba negra.

Conmigo iras mientras proyecte sombra mi cuerpo asi­ como quede a mi sandalia arena. -?Eres la sed o el agua en mi camino?- Dime, virgen esquiva asi­ como companera.

2. Si me quieres, quiereme entera, de Dulce Maria Loynaz

El amor no se condiciona. Quien ama tiene que abrazar la totalidad del ser, el acierto asi­ como el error. Amar no seri­a sorpresa y nunca hace morada en la buena fortuna. El apego se decide o, Solamente, se da.

En caso de que me deseas, quiereme entera, nunca por porciones sobre luces o sombra… Si me deseas, quiereme negra desplazandolo hacia el pelo blanca, desplazandolo hacia el pelo gris, verde, desplazandolo hacia el pelo rubia, y morena…

Quiereme dia, quiereme noche… ?Y aurora en la ventana abierta!… En Caso De Que me deseas, no me recortes ?Quiereme toda… O nunca me quieras.

3. Madrigal, de Amado Nervo

Los ojos de el ser querido se revelan igual que la raiz de vida absoluta para el amante. Una diferente verdad no importa, mas que saberse obligado en ellos, como un espejo que nos revela nuestra identidad.

Por tus ojos verdes yo me perderia, sirena sobre aquellas que Ulises, sagaz, amaba asi­ como temia. Por tus ojos verdes yo me perderia. Por tus ojos verdes en lo que, fugaz, destacar puede, a veces, la melancolia; por tus ojos verdes tan llenos sobre tranquilidad, misteriosos igual que la esperanza mia; por tus ojos verdes, conjuro eficaz, yo me salvaria.

4. En ocasiones, sobre Nicolas Guillen

Nicolas Guillen nos recuerda que el apego es sencilla, es directo, es sincero. Su fuerza nos autoriza an acontecer cursis, a ser infantiles, a sabernos mortales, En Caso De Que podri­a ser sobre eso brota el amor en el ser querido.

En ocasiones tengo ganas de acontecer cursi para decir La amo a tu con demencia. En ocasiones tengo ganas sobre acontecer bobo para gritar ?La quiero tanto!

A veces tengo ganas sobre ser nino de llorar acurrucado en su seno.

En ocasiones tengo ganas de estar muerto de apreciar, pequeno la tierra humeda sobre mis jugos, que me crece una requiebro rompiendome el busto, la piropo, desplazandolo hacia el pelo decir Esta flor, Con El Fin De tu.

5. Actual sencilla (seguridad), sobre Pedro Salinas

De el poeta, el amor pleno unico se conjuga en actual sencilla. No Existen anterior, ni manana, mas que la gracia sobre la accion amorosa, la vivencia amorosa.

Ni recuerdos ni presagios solo actual, cantando.

Ni silencio, ni palabras tu voz, solo, solo, hablandome.

Ni manos ni labios tan unico dos cuerpos, a lo lejos, separados.

Ni luces ni tiniebla, ni ojos ni mirada perspectiva, la vision del alma.

Asi­ como por fin, por fin, ni goce ni pena, ni gloria ni tierra, ni arriba ni debajo, ni vida ni asesinato, ninguna cosa solo el amor, solo amando.

6. Te ofrezco, de Paul Verlaine

La expresion mas concreta de el apego es darse uno similar como ofrenda correcto desplazandolo hacia el pelo piadosa. Eso nos recuerda el poeta Paul Verlaine en este escrito.

Te ofrezco dentro de racimos, verdes gajos asi­ como rosas, Mi corazon ingenuo que a tu bondad se humilla; nunca deseen destrozarlo tus manos carinosas, Tus ojos regocije mi dadiva sencilla.

En el jardin umbroso mi cuerpo humano fatigado Las auras matinales cubrieron de rocio; igual que en la paz de un sueno se deslice a tu aspecto El fugitivo instante que reposar ansio.

Cuando en mis sienes calme la divina tormenta, Reclinare, jugando con tus bucles espesos, en tu nubil seno mi frente sonolienta, Sonora con el ritmo de tus ultimos besos.

7. Contigo, sobre Luis Cernuda

Para el amante, el acontecer querido es el absoluto en torno a lo cual todo se permite relativo. El acontecer querido es la tierra asi­ como la vida, el punto de pertenencia. Su ausencia, en velocidades, es la muerte.

?Mi tierra? Mi tierra eres tu.

?Mi personas? Mi muchedumbre eres tu.

El destierro y no ha transpirado la muerte de mi estan adonde nunca estes tu.

?asi­ como mi vida? Dime, mi vida, ?que es, si no eres tu?

8. Como si cada contacto, de Fernando Pessoa

En este poema, el contacto se presenta igual que realizacion y lamento a la ocasii?n. Imagenes de finales probables, sobre despedidas temidas, y no ha transpirado un juego de oportunidades, casi surrealistas, el amante suplica el caricia memorable que le da valor de eternidad a un simple instante.

Como En Caso De Que cada beso Fuera de despedida, Cloe mia, besemonos, amando. Semejante ocasion debido a nos roce En el hombro la mano que llama A la barca que no viene sino vacia; desplazandolo hacia el pelo que en el similar haz Ata lo que fuimos mutuamente asi­ como la ajena suma universal sobre la vida.

9. Apego, sobre Salvador Novo

A veces el enamorado no es correspondido, No obstante En Caso De Que su apego es verdadero, espera la chispa de ser mirado por el acontecer amado. El enamorado espera su oportunidad.

Amar es este timido silencio cerca de ti, desprovisto que lo sepas, y recordar tu voz cuando te marchas y no ha transpirado apreciar el sofoco sobre tu saludo.

Amar es aguardarte como si fueras pieza de el ocaso, ni primeramente ni luego, para que estemos solos entre los juegos y no ha transpirado los cuentos acerca de la tierra deshumedecida.

diez. Yo nunca deseo morirme falto saber sobre tu boca, sobre Elsa Lopez

Be the first to comment

Leave a comment

Your email address will not be published.


*